Páginas

domingo, 6 de junio de 2010

Dario de mi colmoyote y yo. I: Primeras dos semanas.

Hugo, Paco y Luis eran tres larvas de colmoyote que tuvieron a bien entrar en mi brazo, cerca del hombro. Digo eran porque a Hugo y a Luis ya los extirpé, a Paco decidí conservarlo un rato. Me encantaría ver todo su desarrollo y al final contar con una linda pupa o mejor aún una mosca, pero no sé si a mi cuerpo le parezca. El trato es que si se porta bien, no hay inflamación de ganglios, infección o dolores exagerados, pues se queda. Ya veremos cuanto aguanto, no hay promesas.

Perdón, me adelanté. Colmoyote es el nombre común en el sureste de México, y me parece que también en Guatemala y otros países de Centroamérica, con el que se conoce a Dermatobia hominis, una mosca que como parte de su ciclo de vida parasita humanos y otros mamíferos. Al fenómeno se le conoce como miasis cutánea.

La mosca es grande, como de 12-15 mm por lo que uno podría darse fácilmente cuenta de que tal bichote se está posando sobre la piel y la ahuyentaría de inmediato. Pero la mami mosca no pone los huevos directamente sobre la piel del hospedero, sino que primero captura y le hace una especie de llave a otro díptero. Una vez que lo tiene inmovilizado le coloca en el abdomen una cierta cantidad de huevos. La escena es espectacular y algo obscena, en algún documental de la BBC recuerdo haberla visto. El individuo asaltado sigue, algo traumatizado imagino, con su vida cotidiana. Tarde o temprano se posa sobre algún mamífero. Los huevos de la mosca detectan el calor y la humedad corporal de su futuro hospedero y eclosionan. El díptero invadido queda liberado de su carga y las pequeñas larvas comienzan a arrastrarse hasta entrar por algún folículo piloso a la piel.

Les presento esta excelente foto de una larva que Wikimedia Commons tiene para nosotros:




Lo que sigue después es una etapa de crecimiento en la que la larva engorda dentro de nosotros. Permanece en un sólo punto causando una pequeña inflamación (es decir no anda haciendo túneles por ahí). La primera semana parece un híbrido entre piquete de mosco y granito, pero es, inconfundiblemente un colmoyote:

a) Tiene un pequeño orificio por donde el bicho respira. Se le puede hacer una costra, pero se vuelve a abrir siempre.
b) Se siente cuando el bicho da sus mordiditas, no es una comezón continua, sino repentinas pequeñas punzadas que se sienten desde dentro. No es muy doloroso, sólo muy particular.
c) Si uno trata de exprimirlo, cual granito, primero sale un poco de líquido transparente por el mencionado orificio, después algo de secreción amarillenta y entonces se siente duro y duele.

Si cumple con esas características: felicidades tiene usted un colmoyote. Si los identifica rápidamente es un chiste removerlos. En mi experiencia esto de las mordiditas se siente más los primeros días, cuando la larva es aún de uno o dos milímetros de largo e, imagino yo, se está acomodando. Este es el punto ideal para extirparla.

Hay muchos métodos para quitársela. A una amiga una vez le recetaron algo oral que le dan a las vacas. Hay quienes se echan una gota de insecticida. Francamente a mi me da terror echarme veneno así. Otros de plano se lo exprimen en una escena sangrienta y dolorosa. Si se fijan en la fotografía anterior, notarán que el individuo tiene unas protuberancias negras en la cabeza, se trata de ganchos con los que se sujeta al tejido. Exprimirlo es romper tejido y romper bicho, por lo que se hace una herida más fea que puede infectarse.

No hay necesidad. El bicho es un animal, respira oxígeno como nosotros. En esta etapa, y por experiencia propia (me que quitado 5 con este método), lo más fácil es ponerse un parche de cinta plateada para sellar tuberías y dejarlo unas cuántas horas. Tiene que ser grande para garantizar que el alien no pueda respirar, justo así:



El menor tiempo que me he dejado la cinta (BIEN PEGADA) han sido 4 horas, el más, una noche. La larva comienza a asfixiarse e intenta salir, incluso algunas veces lo logra y se queda pegada a pocos milímetros del orificio. En caso de que no logre salir o que siga medio viva, ya se queda con la cabeza en la dirección correcta, de modo que los ganchos no se atoran con el tejido. Ahora sí uno puede sacarla mucho más fácilmente. Recomiendo tener unas pinzas de depilación a la mano para sujetarla y extraerla, sobretodo si no salió por completo, pues se daña menos que exprimiendo cual grano. Dependiendo de cuántos días lleve habrá más o menos secreciones purulentas, pero nada asombroso. Al terminar de extraerlo no hay que ensancharse con exprimir hasta la última gota, el cuerpo puede con ello y es mejor dejárselo que aumentar la herida. Unas gotitas de mertiolate o agua oxigenada y en un par de días casi ni se notará.

Si han pasado más semanas, creo que también se pueden extraer con este método. Personalmente no he tenido ocasión. Otros prefieren de plano hacer una incisión con bisturí (o navaja...) y extraerlo.

Aviso importante. Esto es parte del anecdotario. No soy médico ni mucho menos y no me hago responsable por cualquier incidente o complicación si intentan el método que acabo de mencionar ni cualquier otra cosa relacionada con este blog. Listo, había que decirlo, ahora sí que “por si las moscas”.

Total. Calculo que Hugo, Paco y Luis llegaron a mi hombro al rededor del 23 de mayo, que anduve por la selva sin mi camisa de manga larga propia de todo atuendo de biólogo. Ya había tenido colmoyotes antes, pero siempre en lugares incómodos, por lo que los había extraído de inmediato. Esta vez decidí dejarme uno un poco más de tiempo por puro morbo de bióloga chismosa. Pero uno. Así que, con el método referido, el 30 de mayo asfixié a Hugo y a Luis. Agradezco mucho a Pablo, por cierto, por la ayudada en el momento decisivo, ya que no tenía mis pinzas a la mano y uno de ellos estaba un poco más metido. La escena estuvo divertida.

En fin, aquí está la foto que tomé hoy. Como verán, una semana después ya prácticamente no hay rastros de Hugo y Luis. Fuera de una ligera resequedad en la piel que fue eliminada con crema humectante, ninguna molestia.



En cuanto al dolor, la verdad es que Paco es un parásito amable. Por ahí de las 7:30 am suele moverse y siento pequeñas punzadas, pero es un dolor menor que el de un piquete de mosco. A veces da un poco de comezón, sobretodo si me pongo crema o me rozo con la mochila, pero es fácil resistir rascarse. Es importante no hacerlo, porque eso sí, si lo llego a hacer o lo empiezo a medio exprimir se vuelve más activo. Como quién dice por lo pronto estamos en una santa tregua y la mayor parte del tiempo ni siquiera lo noto. Ya veremos como pinta con el paso del tiempo.

En la próxima entrada les platico como vamos y les cuento más detalles de su ciclo de vida.

-----------------------
Toda la historia del colmoyote:

Diario de mi colmoyote y yo I
Diario de mi colmoyote y yo II
Diario de mi colmoyote y yo III
Diario de mi colmoyote y yo IV
Diario de mi colmoyote y yo V
Diario de mi colmoyote y yo VI
Diario de mi colmoyote y yo VII
Diario de mi colmoyote y yo VIII
Diario de mi colmoyote y yo IX
Diario de mi colmoyote y yo X
Diario de mi colmoyote y yo XI
Diario de mi colmoyote y yo XII
Diario de mi colmoyote y yo XIII

15 comentarios:

Yoly dijo...

Que honda!..yo tuve un bicho de esos y me dio mucho miedo. se me incrustó en el cuero cabelludo y me picaba y dolia a la vez, mi papá me rapó el área donde estaba y me pusieron cera de abeja en el orificio donde respiraba el parasito y se asficció, pero si que es desagradable. No tenia idea de donde provenia este parasito. Buena anecdota.....

Triny dijo...

Alisss, yo vi esa de la bbc, es en el de "life in the Undergrowth" y se llama relaciones íntimas, esta excelente!!!! (Por si algún lectoru curioso quisiera ver lo que nuestra loca bióloga nos platica)

Besos

Ticatla dijo...

Ah muchas gracias. No recordaba bien dónde lo había visto. Será más fácil buscarlo.

5inister dijo...

Un colmoyote de mascota, que buena idea debe ser muy barata su manutención.

Ahuízotl dijo...

¡¿Qué ha pasado?! Está interesantísima tu narración.
Saludos!

pAuLoC dijo...

Hola, hace unas semanas (como del 5 al 9 de diciembre) estuve con Eduardo Mendoza, mi tutor de la maestría, en la Lacandona. Ahí me hizo de la suerte de tener 4 colmoyotes uno en cada costado del pecho y dos en la cabeza. El problema es que la Lacandona no era mi sitio de estudio (yo trabajo en en el Triunfo).Por lo que estuvimos viajando como 10 días más por el estado de Chiapas, hasta que el 20 de diciembre que regrese a Morelia trate de eliminarmelos pero sin suerte. Por varias circunstancias familiares me la pase viajando las siguientes 3 semanas. El caso es que ahora 11 de enero estoy desesperado por sacármelos. No es tato por el dolor, sino porque ya manche toda mi ropa de su secreción y los de la cabeza, sí, aveces duelen. He intentado la cinta, el barniz, el humo; pero siembre segregan un liquido que evita que se selle por completo el hueco. Ojala sepas de algún otro método para colmoyotes viejos. Intentare con cera de vela a ver si eso funciona. te aviso. saludos :)

Ticatla dijo...

Hola Paulo. A ver, entonces deben tener poco más de un mes.

Cuando están ya creciditos efectivamente sacan mucho líquido. Ahí te va mi recomendación, deslindándome de toda responsabilidad y sugiriéndote que si de plano la ves negra pues vayas a que te rebane un médico:

Si bien la cinta y el barniz no los matan por completo como cuando están chiquitos, sí los apendeja. Ponle barniz de uñas y luego cinta plateada, pero no namás al área afectada sino en un buen tanto de cm a la redonda. Déjalo unas horas, mínimo 4, y ahora sí y con algo de dolore: exprime. Cuando se asome tómalo con unas pinzas (tipo depilar o de las del estuche de disección) pero ten cuidado de que no estén muy filosas para que no se rompa. Esto tienes que hacerlo inmediatamente después de quitar la cinta. Ojalá alguien te de una mano si no te queda cómoda la maniobra.

Yo creo que sí se puede con este método. Yo me saqué uno de 20 días sin mayor problema y sé de gente que se exprimió incluso sin apendejamiento previo algunos de al rededor de un mes.

Prueba primero con uno. Tal vez tengas más problemas con los de la cabeza por el cabello, aunque por otro lado, tienen menos tejido de dónde agarrarse y según se ve muchos "abortan".

Mucha suerte y ahí nos mantienes al tanto.

Ramon Vazquez Gordillo dijo...

HOLA:
SOY MVZ KARINA VAZQUEZ. ESTOY HACIENDO MI TESIS EN LA SELVA LACANDONA, CON EL COLMOYOTE. ADRIANA Y LAS CHICAS DE ESTACIÓN CHAJUL ME COMENTARON DE TI. ME GUSTARÍA PODER PLATICAR CONTIGO SOBRE TU EXPERIENCIA. SALU2

Ticatla dijo...

Hola Karina, con gusto te platico mi experiencia, sólo que tendrá que ser por correo pues no estoy en la selva. Ahorita te escribo un correo con mis datos. Saludos de vuelta y muchos más saludos a toda la gente de la estación.

Ticatla dijo...

Tu correo no está visible, ¿me puedes decir cuál es?

Ramon Vazquez Gordillo dijo...

Hola, disculpa la tardanza. Es kvazquez@ecosur.mx

No te ahogues. dijo...

Muy interesante Felicitaciones por mi parte, sin duda alguna me sorprendí mucho ya que jamas me paso eso del colmoyote ya que también me estoy preparando para ser biólogo y pues gracias , a ti ahora se como puedo evitarlos y gracias.

y pues se que me servirá de mucho te deseo lo mejor.

SALU2 : DESDE PERÚ

Calarat dijo...

Excelente entrada, me leeré todo el blog

Jesús Salcedov dijo...

hasta la fecha sigo compartiendo tu blog sobre el colmoyote alice, para ilustrar mejor a los cuates este asunto de parir larvas.

saludos,

Jesús

Ticatla dijo...

Gracias Iesus :)

Si puedes también comparte este texto: http://mundonuestro.e-consulta.com/index.php/cronica/item/mi-vida-parasita-autobiografia-de-un-colmoyote

es la misma historia desde el punto de vista del parásito y con un lenguaje distinto.

Saludos.