domingo, 23 de noviembre de 2014

Volver a México

México, vuelvo a ti
a tus volcanes, y tu selva
y tu miseria,
a tu historia triste sin gloria

Después de tanto
         que fue poco,
vuelvo a ti

Vuelvo sin saber ayudarte,
a inventarme un futuro,
        cuando a tantos falta presente
y la vida no es regalo seguro

México, vuelvo a ti
       sin cruzar tus desiertos
a tus avenidas y rascacielos,
a tus mercados, a tu risa,
al deleite náhuatl
de tus cantos

México, vuelvo a ti
     feliz y dudosa
por voluntad propia
e inercia histórica,
como la monarca mariposa
a bosques michoacanos

Dime México
¿a qué bosque de oyamel

llegan mis ojos?

jueves, 20 de noviembre de 2014


Estas son las carátulas de la portada y capítulos de mi tesis de doctorado. Ojalá ilustren la parte de mi trabajo que no sé poner en palabras y números.

Título de la tesis: Genómica del paisaje de plantas tropicales de alta montaña.

Capítulo I:  Introducción General.

Capítulo II: La biodiversidad en las tierras altas mexicanas y la compleja interacción de la geología, la geografía y el clima en una latitud tropical.

Capítulo III: Secuenciación de ADN asociado a sitios de restricción, estimación de errores de genotipicación y optimización de ensamblaje de novo para inferencias de genética de poblaciones.

Capítulo IV: Duplicación génica, genómica de poblaciones y diferenciación a nivel de especies de un arbusto de montañas tropicales.

Capítulo V: Patrones de diferenciación genética en montañas tropicales: un enfoque de genómica del paisaje comparada.

Capítulo VI: Discusión y conclusiones generales.

Apéndice I: Información suplementaria del capítulo III.

Apéndice II. Información complementaria del Capítulo V.

Queda agradecer a Brent Emerson, Tove Jorgensen, Martin Taylor y Roger Butlin por haber asesorado y examinado mi doctorado, así como a todos los colaboradores y amigos detrás de cada capítulo y cada carátula. Gracias, tlazocamatic, merci, danke, tak and thank you.

Mi examen fue el 14 de noviembre. Hoy amanecí en México. Aquí nos vemos.

jueves, 6 de noviembre de 2014

81 things I learned in England

I recently came back to Norwich after being away for one year. The good old Norwich, my English home during my PhD. Below a non-exhaustive list of the things I learned after having lived here. You know, that kind of things that make England, or at least Norwich, ever so English.
(perdón por la falta de traducción al español, ando apurada, ya será a la vuelta).
1.     Making a “V” with your index and middle finger and showing it to someone with the back of your hand facing them, (which is basically what you would do if you wanted to say “two” using your fingers) is the equivalent to the middle-finger-signal popularly made in the rest of the world to say fuck off.
2.     When asking for two beers, you should not make a “V” with your index and middle finger and showing it to someone with the back of your hand.
3.     The two finders “V” signal is an historical leftover of wartime with France back in the days when people killed each other with arrows.
4.     Marmite is the French word for a sort of casserole pot.
5.     There is a drawing of a marmite in the jars of Marmite.
6.     Marmite is a sort of ultrasalty food paste made from yeast extract.
7.     You either hate or love marmite.
8.     I love marmite.
9.     People who gets married in England start booking and sending invitations at least one year in advance.
10. Floor may be slippery, just to let you know.
11. There may be a gap between the train and the platform (often there isn’t).
12. Mind the gap (even if there isn’t).
13. Train ticket prices get more expensive closer to the date of travel.
14. Train ticket prices have massive standard deviations depending on the time of travel within a single day.
15. Train ticket prices may change stochastically.
16. Book in advance.
17. Train tickets are not only “a ticket” but several pieces of paper. You need them all to travel. And one of them is necessary to get out of the station once you get to your destination. Do not lose it.
18. A two-hours-train counts as far from London.
19. It can take you two hours to cross London.
20. It takes around two and a half hours to get to Gatwick airport in a train departing from Norwich, but traveling by coach can take you up to six hours.
21. Norwich-Gatwick coaches stop in every tiny town of Norfolk.
22. There are many tiny tows in Norfolk.
23. What makes a city a city is not population size, but whether it has a cathedral or not.
24. Norwich has a cathedral, and it is a fine city.
25. Norwich once was more important than London.
26. There used to be lots of endogamy in Norfolk.
27. NN stands for Normal for Norfolk.
28. When you want to unlock your bike, but you forgot your keys in the office, but then when you come back with them in hand you accidentally drop them, but then you drop them again and then you struggle to open the lock…. when you do all that it is said that you are faffing.
29. Cool things are wicked.
30. Wicked is a global musical phenomenon that seems always to be playing in London.
31. It’s bollocks, not bullocks.
32. You are right is the equivalent to hello if you stumble with someone in the corridor.
33. Not too bad is the answer to how are you? no matter if your dog died or if you just won the Nobel prize.
34. I’m sorry and sorry ranked first and second in the most heard phrases of the corridor next to my office.
35. There is no such a thing as “the” British accent.
36. Birmingham accent is the less British of the British accents.
37. Pub quiz is serious business, very serious business.
38. Don’t join your friend’s team for pub quiz night if you are not sure how much English pop culture and music you know. Actually don’t join them even if you think you know lots.
39. Happy eggs are free range eggs.
40. Baker street exists.
41. There is no good pub in a town. There are always many and you should visit them all.
42. A pint is 568.261485 ml of beer, ale or milk.
43. A pint of beer or ale is a nice large glass, a pint of milk is a bottle.
44. You can ask for half a pint and get to try more kinds of beers and ales.
45. There are many kinds of beers and ales.
46. Beers and ales are served at room temperature. It’s wrong to wish they were cold.
47. Pub carpets tend to be sticky and smell funny. Apparently, people only realized this when smoking indoors became banned.
48. Many pubs have no carpets anymore.
49. If you watch a football match in a pub, there would be small pint symbol on the right corner. This is not remind you that your pint is about to be empty thus inciting you to drink more, it just means that they pay a sort of special tax to be able to show the game in a pub.
50. Rugby is a game for hooligans played by gentlemen and football a game for gentlemen played by hooligans.
51. An evening watching football does not necessarily mean watching players hit the ball, scoring goals and you know, the exciting stuff. It could also mean watching Jeff and a bunch of stats on screen.
52. Friends can gather and enjoy watching Jeff. I missed the football.
53. At some point of the year cricket will happen and it will last.
54. England is in the United Kingdom, which is not the same than Great Britain. The British Isles include the United Kingdom, Ireland and the Isle of Man, but not all of the Crown dependencies.
55. The previous point can be better explained with a Venn diagram.
56. You get your visa from the British Council, I’m still not sure which countries of point 54 that represents.
57. The Queen of England is also the Queen of Canada and Australia.
58. England has nice birds.
59. British passports have bird pictures on them. I like that.
60. English people tend to like birds.
61. Birders love watching birds.
62. People drive on the left and the plugs are different (and huge). You knew all that. But no one ever told you that in England the pepper shaker has three holes and the salt shaker one.
63. People will offer you a cup of tea.
64. It is nice to have a cup of tea.
65. Kettles and stoves are equally important kitchenware equipment.
66. You can have a scone with your tea.
67. A scone is a kind of thick single-serving cake that is eaten with jam and clotted cream.
68. Whether jam or clotted cream should be spread first can be a subject of intense debate.
69. If unsure if you should spread jam or clotted cream first do as the ones surrounding you do. If there is an argument about how to do it take no side.
70. Crisps can be flavored. Actually most crisp are. Shrimp, vinegar and salt, cheddar cheese & bacon are but a few examples. Yes, it is weird.
71. You can have a BBQ under the rain, literally.
72. Food at restaurants is not particularly amazing and tends to be very expensive. But oh, pub food is a different story.
73. You should have dinner in a pub.
74. The stereotype about rainy grey long weeks is a fact, but sunny days do happen (and they will be an important conversation topic).
75. English trains are not prepared for snow.
76. Roads and buses are not prepared for snow.
77. Airports are not prepared for snow.
78. People complains a lot when it snows.
79. In may experience, it snows every winter.
80. The last Monday of August is a bank holiday in an attempt to extend the summer.
81. People assume that time is a strict progression of cause to effect, but *actually* from a non-linear, non-subjective viewpoint - it's more like a big ball of wibbly wobbly... time-y wimey... stuff.

sábado, 25 de octubre de 2014

Esto que siento

Javier Raya publicó el texto que acompaña al video de abajo. Disentimientos de la Nación.

Tras ver el video una amiga pregunta qué sentimos los que disentimos. Es una pregunta política, pero voy a responder primero, y sólo, con describir que es lo que siento.

Lo que yo siento no se compara con el dolor verdadero, porque entre los tantos muertos de México no hay ninguno que sea un lazo inmediato mío. Sí de amigos, sí de familiares, sí suficientemente cerca para tener miedo. Pero no, el miedo no aflije tanto como lo que siento. Lo que yo siento, decía, no se compara con el dolor verdadero. Pero cala hasta el fondo del ánimo, se sienta en medio del pecho y se queda ahí: una roca que he cargado los cuatro años que llevo en el extranjero. Una roca que palpita, con espinas de adentro hacia afuera, cada vez que veo las noticias de México. Vivir lejos no es huir de lo que pasa. Me entero en los medios (bueno...) y en los muros de mis amistades, o me cuentan quienes están ahí viviendo la historia. A veces me entero de México cuando estoy sola en casa, a veces en un descanso del trabajo. A veces las lloro en silencio, a veces salgo a correr. La mayor parte de tiempo solo retengo las noticias en la boca y luego las trago. Van directo a la roca que llevo en el pecho. Ahí han se contraen, se acumulan y se vuelven parte de mí. Ahí han estado en los momentos más felices de mi doctorado. Ahí están cuando mis amigos europeos preguntan cómo estoy y la respuesta es perfecto. Ahí están, son esto que siento y que no sé cómo, ni quiero, quitarme de dentro. Llevo esta roca en el pecho no como como fuente de rabia, no para recordarme mis privilegios, la llevo sin objetivo y sin buscar llevarla, como se llevan también las otras cosas que sentimos y que nos miran desde el espejo.

Yo también disiento de cómo se lleva la política en mi país y de cómo actuamos como sociedad. Por eso regreso a vivir a México. Vivir en México, estar con quienes sostienen el ánimo y construyen con lo impensable, es la única forma que concibo me dejará sentir posible el horizonte y no creer que todo esfuerzo es vano y todo futuro inlograble.

domingo, 19 de octubre de 2014

Avalancha y adiós

¿Por dónde se empieza a escribir lo que se dejó a la memoria en tiempos que cada día fue una avalancha?  Ahora no logro sacar palabras de mis notas apresuradas de papel. No logro armar la historia coherente que quisiera. No tengo cómo describir en una entrada de blog lo que significaron para mí los últimos diez días de septiembre y los primeros días de octubre. Voy sin embargo a enumerar los hechos.

El pasado septiembre terminé de escribir mi tesis de doctorado. Esta es la portada:

Y la dedicatoria:

La mayor parte de la tesis la escribí en el último año y medio. Dos de los capítulos ya están publicados (aquí y aquí, have fun...), pero el las últimas semanas de septiembre terminé el último capítulo, escribí la introducción y conclusiones generales y organicé el texto y figuras en un formato común. Debería haberlo hecho en mi escritorio, con ayuda de una pantalla extra y la calma del silencio. Pero no, entre mi desorganización y un par de atrasos fortuitos terminé haciendo todo eso con laptop en las piernas mientras Marta nos manejaba al otro lado de la isla, o en los recesos de la conferencia-festival a la que asistí del 22 al 27 de septiembre:

El evento fue algo que no logro definir del todo. Una especie de conferencia de divulgación de la ciencia y espectáculo de talentos que a veces hizo palpitar mi ánimo ante la objetividad y belleza de la ciencia y a veces me pareció un circo ridículo en el que científicos son adorados por el público con la misma sinrazón que estrellas de pop enloquecen masas de adolescentes. Pero tal es la condición humana e imagino no puedo lanzar la primera piedra.

Las conferencias magistrales las dieron físicos, biólogos, astronautas, químicos, músicos y sus combinaciones. Katherina Harvati dio una excelente plática sobre los neardentales, la otra especie de Homo con la que caminamos hace no tanto. Richard Dawkins me desilusionó con una plática poco entusiasta y demasiado básica sobre cómo podría ser la vida en otros planetas. Charlie Duke habló de su experiencia como astronauta del Apolo 16 y luego volcó su discurso a hablar del cristianismo y porqué deberíamos convertirnos (?). Harold Kroto encendió nuestro ánimo científico con una charla que oscilaba entre la química pura y un llamado a la libertad como fuente de la creatividad científica. John Ellis habló del LHC, de la física de partículas y el bosón de Higgs con elocuencia y simpatía bárbaras. Stephen Hawking rebasó mis altas expectativas con dos pláticas fabulosas sobre el tiempo, el origen del universo y los agujeros negros. Mark Boslough hablo de meteoritos y cómo podríamos (deberíamos) defender a la Tierra. Después, en el corredor, me dejó tener en mi mano un meteorito, y más impactante aún, un pedazo de arena fundida por el impacto de un meteorito en el desierto de Egipto hace 29 millones de años:

Walt Cunningham, otro astronauta de antaño, habló de los "buenos viejos tiempos" cuando la NASA aceptaba retos bajo circunstancias que hoy la hacen retroceder. Su queja me pareció válida, pero a mi parecer en sus palabras había demasiados dejos sexistas y nacionalistas. Alexei Leonov, el primer humano en caminar el espacio, en cambio, también tenía fresca en la memoria la Guerra Fría y hablaba con aire de soldado, pero algo en su discurso (en ruso) invitaba más a la reconciliación y a la exploración del universo con el ánimo de quién contempla el cielo nocturno y siente cercanas a las estrellas.

Y luego claro, la música. Este festival se trata de reconciliar lo que no se pelea pero que muchos insisten en separar: el arte y la ciencia. Star por estrellas, mus, por música. Por eso Harold Kroto habló del arte en su vida, por eso Brian May, guitarrista de Queen y astrofísico, subió al escenario dos veces: primero como científico a deleitar nuestra percepción 3D con una plática sobre estereoscopía y segundo como músico, acompañando a Rick Wakeman: 

Y música de nuevo en la clausura. La voz de Katerina Mina como una flama en el escenario y la letra griega de Alexandros Hahalis aferrándose a las estrellas.

Terminó Starmus e imprimí mi tesis. Al día siguiente, con los ojos delatando mi falta de sueño, subí a la cima del Teide. Al atardecer su sombra escurre por la isla, llega al mar y luego trepa por la humedad de la atmósfera. Luego desaparece con la Luna. A la Vía Láctea la vimos antes del alba, mientras ascendíamos los últimos cientos de metros a la cumbre. El viento era helado y feroz. El cráter despide olor a azufre, vapor de agua brota caliente por orificios pequeños y la sombra del Teide se extiende de nuevo, pero al lado contrario, mientras el Sol nos deja ver el mar. El resto de las islas podrían bien ser montañas. Podría yo estar en la Faja Volcánica Transmexicana viendo a La Malinche desde el Popocatepetl. Pronto será, pero ahora, adiós a las Canarias.